La cuarta pared

Caida

Antes de que un actor muera, habrá interpretado cerca de cuarenta veces su muerte, quince su vejez (cada vez más creíble), seis veces habrá perdido la virginidad, será padre o madre por primera vez, cuatro veces, dieciocho se enterará de un secreto terrible y decisorio; pero en toda su vida, quiero decir, todas sus vidas como personaje, siempre tendrá miedo de uno de los cuatro muros del mundo en el que transcurre su corta pero repetitiva existencia, precisamente el muro que debe ignorar, en el que arroja su voz hacia lo incierto, de donde surgen murmullos y estornudos ajenos a los hechos que alientan sus acciones. Sentirá infinitas ganas de mirar hacia allí, de ver los gestos de esos otros para quienes su vida es apenas un espectáculo con inicio y final, a veces con intermedio. Si acaso tuviera que mirar hacia ese muro, y hacer de cuenta que le oyen, no podrá escuchar lo que el muro le responda, tendrá que ser un muro también para ellos. Su única razón de existir no será la muerte, la vejez, el amor, la vida o la verdad, estará allí para vencer esa cuarta pared, para romperla sin que esos otros —los que espían— se den cuenta de que son ellos los que escena tras escena, acto tras acto, función tras función, revelan una historia, mil veces más increíble de lo que sus ojos creen (quieren) entender.

Alejandro Benito (cc by-nc-nd)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .