Manifiesto

14464606763_5473161990_z

Tengo la certeza de que debo hacerme fuerte, pero no en el sentido de la capacidad física, de la entereza espiritual o del carácter impositivo de la competencia, sino de una fuerza que no es útil ni práctica para la vida diaria, en tanto más difícil de edificar y mantener. Sigue leyendo

Anuncios

Música

5512909978_3538ed2a61_b

La música se le va metiendo a uno…, ¡yo no sé!. Empieza por un goteo, allá, en el fondo de uno mismo, como el resonar de un eco que lleva siglos, pero recién despierta con la voz de una canción de cuna. Sin saber de qué se trata, uno aprende a imitar el sonido, lo logra reproducir en su cabeza, incluso en la noche, cuando todo se queda en calma. Sigue leyendo

Elogio del besito esquimal

beso-eskimal

Se suele asociar al frío con el miedo, con la oscuridad, con lo que está agonizando o muerto, con la franqueza, con la venganza, con el abandono y la crueldad. En cambio, al calor le llueven los elogios. Lo relacionan con las vacaciones, con el hogar, con los abrazos, con los colores vivos, con la amabilidad y la camaradería. Sigue leyendo

Felicidonia

8431654502_c5e3781257_o

Temo que ya se haya descifrado algo así como el genoma de la belleza, que alguien sepa los ingredientes para alcanzar la cima de la creación humana y despertar la aclamación de todos. La mezcla exacta de coros y guitarras para lograr esa canción perfecta; el argumento, el guión y los actores que hagan una película digna de todos los aplausos; la obra de arte que corte el aliento con solo mirarla, sin necesidad de explicaciones. Sigue leyendo

Guía práctica para no acabar nada nunca

4902208036_452541cdb1_b

Primero, levántese tarde, demore la ducha todo lo que pueda. Mire de reojo los rayos de sol que se filtran por la ventana de la habitación y envuélvase en su capullo de seda hasta que le duela estar acostado. Si por el contrario, se levantó a una hora decente, pruebe a encender la televisión. Dígase: un episodio de Friends de hace diez años no le hace daño a nadie. Expanda toda su humanidad en el sofá de la sala y vea cómo crece la planta del apartamento. Si no tiene televisión u olvidó pagar la suscripción, puede ordenar sus libros y revistas. Organícelos por tamaño…, no, por autor, o mejor por color; siéntase orgulloso de gastar tres horas, pero descanse de vez en cuando. Sigue leyendo

Carta a un joven matoneado

5163263282_e11ab1c65d_b

Cómo jode tener miedo, ¿verdad?  Ese temor, que antes provenía de debajo de la cama, de repente ahora es de carne y hueso, tiene nombre, acecha desde la comodidad de su canallada, no deja de mirarte, aun cuando cierras los ojos y las paredes de tu habitación te cubren. Hay palabras y lugares que te han sido vedados sin que pudieras elegir o someter a la razón por qué eres tú el objeto del odio. Te preguntas sin cesar si hay algo en ti que debas cambiar o evitar para acallar a los perpetradores; quizás te hayas preguntado un par de veces si son ellos los que deben cambiar.

Sigue leyendo